Cargando el player...

Martes, 26 de Diciembre de 2017 | 8:09 am

Bebe 20 litros de agua y duerme dos horas al día para no morir

El hombre no puede pasar más de una hora sin beber agua debido a una extraña enfermedad

Suena extraño, pero un hombre en Alemania debe beber 20 litros de agua al día y duerme solo dos horas para no morir. 

Se trata del alemán Marc Wübbenhorst, de 36 años, al que le diagnosticaron diabetes insípida cuando nació, y que lo obliga a tener un ritmo de vida muy extraño e ir muchas veces al baño.

El hombre, de profesión arquitecto, debe beber esa cantidad de agua, porque vive con sed. Por esta razón, no puede dormir más de dos horas, si no moriría deshidratado.

 

 

Wübbenhorst no puede pasar más de una hora sin ingerir líquidos, puesto que los son absorbidos rápidamente por su cuerpo. Si no lo hace, comienza a sentir mareos y confusión. 

"Puedo beber 22 litros de agua al día, solo puedo estar sin agua aproximadamente una hora. Después de ese tiempo, tengo problemas de concentración, sufro fiebre y pérdida de orientación", contó. 

El agua que bebe puede transformarse en una arma mortal, porque el exceso podría desencadenar una hiponatremia, es decir, una caída abrupta de sus niveles de sodio en la sangre. 

Fotos: Marc Wübbenhorst / Captura de Youtube

Noticias Recomendadas

+Noticias ATV.pe

televisión

Pintura Roja nos acompaña para celebrar el aniversario de ATV

televisión

El campeonato de fútbol gay de Iquitos

televisión

Sexóloga conversa sobre las dudas que nadie se atreve a hacer

televisión

La historia del 'Hombre Piercing'

televisión

Los 34 años de Pintura Roja

televisión

¡Las peleas de las mamachas boxeadores!

televisión

Xiomi: de Dalina a budista

televisión

¿Ayudaría usted a esta borrachita indefensa?

televisión

Salvando a drogadictos callejeros

televisión

El problema que padece la niña símbolo de la Selección

mundial rusia 2018

Informe especial: Comerciantes hacen su agosto con álbum del Mundial

beto ortiz

Ricardo Mendoza y Job Mansilla, los cómplices de la risa