Lunes, 14 de Diciembre de 2015 | 10:36 am

Hoverboard: ¡Los peligros de la patineta eléctrica de moda!

Artefacto de dos ruedas pueden incendiarse de manera inesperada debido a sus baterías
Hoverboard

Amazon, el gigante del comercio por Internet, decidió dejar de vender la mayoría de las marcas de hoverboard (patineta eléctrica) hasta que no cumplan con un requerimiento de seguridad certificado.

Este fin de semana, un niño murió al estrellarse contra un autobús en el sur de Londres (Inglaterra) cuando iba sobre una de ellas, pese a que en este país se ha prohibido su circulación por las calles.

Pero el peligro principal es que sus baterías pueden prenderse fuego de manera espontánea. En Bulkington (Reino Unido), una niña y su madre resultaron heridas después que las baterías de un unicilio se incendiara súbitamente.

La patineta funciona con un sistema de balanceo propio sobre dos ruedas que son impulsadas por una batería con base de litio. Pero, por alguna falla de diseño, muchas de ellas no aguantan el proceso de recarga y se prenden fuego.

Diversas empresas fabrican los hoverboards, que presenta este inconveniente después de recargar y descargar mucho las baterías, pero el peligro radica de las empresas que buscan abaratar costos y no entregan productos de calidad. (con información de BBC Mundo)

Temas relacionados:

Noticias Recomendadas

+Noticias ATV.pe

televisión

Pintura Roja nos acompaña para celebrar el aniversario de ATV

televisión

El campeonato de fútbol gay de Iquitos

televisión

Sexóloga conversa sobre las dudas que nadie se atreve a hacer

televisión

La historia del 'Hombre Piercing'

televisión

Los 34 años de Pintura Roja

televisión

¡Las peleas de las mamachas boxeadores!

televisión

Xiomi: de Dalina a budista

televisión

¿Ayudaría usted a esta borrachita indefensa?

televisión

Salvando a drogadictos callejeros

televisión

El problema que padece la niña símbolo de la Selección

mundial rusia 2018

Informe especial: Comerciantes hacen su agosto con álbum del Mundial

beto ortiz

Ricardo Mendoza y Job Mansilla, los cómplices de la risa