Lunes, 12 de Junio de 2017 | 8:28 am

Por estar mirando el celular mujer cayó a un sótano en plena vía pública

La señora de 67 años, no se percató que las puertas del sótano de una tienda estaban abiertas
Foto: Internet

Andrea Grymes de 67 años de edad caminaba como de costumbre por una calle de Plainfield  en Nueva Jersey, cuando decidió sacar el teléfono celular de uno de sus bolsillos. La mujer mantuvo el paso mientras miraba con atención la pantalla de su dispositivo móvil, pero nunca logró percatarse del peligró que aguardaba por ella un par de metros más adelante.

Luego de dar unos pocos pasos, Andrea se tropezó con una puerta abierta a la altura de sus rodillas, a pesar de los esfuerzos de mantener el equilibrio, la mujer cayó a un sótano de poco menos de dos metros de profundidad.

El incidente fue captado por las cámaras de seguridad ubicadas en el lugar, que además muestran como dos transeúntes se transforman en testigos privilegiados de este desafortunado momento.

Sin título

Tras la estrepitosa caída paramédicos lograron rescatar a Grymes, quien se encontraba muy aturdida por el impacto. Según consignó el medio ABC 7 New York , los socorristas que cubrieron esta operación manifestaron que la afectada sufrió heridas severas.

Mira acá la impactante caída de esta "distraída" mujer:

Foto: Captura YouTube



pixel

Noticias Recomendadas

+Noticias ATV.pe

perú

Informe especial: ¡Paremos el acoso callejero!

perú

Dona tus horas libres al Hospital del Niño

perú

Padres de Alonso Salas exigen justicia

televisión

André Castañeda considera que Pato Quiñones es un "mediocre"

perú

Alonso Salas: El héroe olvidado

perú

Se cumple un año de la pérdida de tres heroicos bomberos

perú

Lo que debe saber del Censo 2017

televisión

Dorita Orbegoso le dice de todo a Jota

televisión

Dorita y Natalia vivieron momentos de tensión durante los ensayos

televisión

Maylin muestra un baile espectacular a pesar de su lesión

televisión

Michela le da una advertencia a Hosana

televisión

Ducelia pone resistencia y nadie puede con su fuerza