Cerrar

Descarga ATV Play

Domingo 26 de Septiembre 2021

La modelo Linda Evangelista quedó “brutalmente desfigurada” tras un tratamiento estético

La canadiense reveló que lleva cinco años sin trabajar por culpa de una cirugía llamada criolipolisis, que tuvo el efecto contrario al que quería.

La supermodelo canadiense Linda Evangelista (56) hizo público el gran problema que la acompaña desde hace cinco años y que la ha tenido apartada de la vida pública y profesional.

La maniquí, una de las grandes modelos de los años 90 junto a Cindy Crawford o Naomi Campbell, reveló que está “irreconocible” tras someterse a un tratamiento estético llamado criolipolisis.

Esta cirugía provocó en Evangelista una “brutal desfiguración” que la ha dejado “permanentemente deformada”, según las propias palabras de la modelo.

Linda quiso romper su silencio y contar su desgracia a través de su cuenta personal de Instagram, donde reveló que se ha sometido a dos dolorosas operaciones reparadoras pero que no han dado resultado.

“Hoy he tomado un gran paso para reparar un daño que he sufrido y me he guardado durante cinco años. A mis seguidores, que se han preguntado por qué he estado sin trabajar mientras la carrera de mis compañeras prosperaba: la razón es que he sido brutalmente desfigurada por el procedimiento CoolSculpting de Zeltiq, que hizo lo opuesto a lo que habían prometido”, escribió.

“Ya no me parezco a mí misma”

Evangelista explicó lo que ha sufrido con el tratamiento estético: “Aumentó mis células grasas en vez de disminuirlas y me ha dejado permanentemente deformada, incluso tras someterme a dos dolorosas cirugías correctoras, sin éxito. Me he quedado, como han dicho algunos medios, ‘irreconocible'”.

“He desarrollado hiperplasia adiposa paradójica, o HAP, un riesgo del que no se me había informado antes del procedimiento”, aseguró en el mensaje.

La modelo confiesa que está sumida en una profunda depresión: “El HAP no sólo ha destruido mi carrera, me ha sumido en un ciclo de profunda depresión, honda tristeza, y en las más bajas cotas de autodesprecio. Me he convertido en una reclusa”.

“Con esta demanda, intento pasar página para librarme de mi vergüenza, y hacer pública mi historia. Estoy tan cansada de vivir así. Me gustaría salir por la puerta de mi casa con la cabeza bien alta, a pesar de que ya no me parezco a mí misma”, concluyó Evangelista.

Foto: Instagram.