Descarga ATV Play

Viernes 07 de Abril 2017

Monja fue violada, quedó embarazada y ahora demanda a la iglesia católica

La violan en convento y Arzobispo se lava las manos

Hacia el año 2012, a la hermana Francisca le pidieron encargarse de la alimentación de un grupo de obreros que estaban haciendo trabajos en el convento capuchino donde estaba enclaustrada.

Un día, aprovechándose de que ella no se sentía bien, uno de los trabajadores, identificado como Hernán Ríos Valdivia, la llevó a una habitación y la violó.

La hermana Francisca hizo lo que muchas mujeres hacen en esa situación (particularmente una monja) y no le notificó a nadie acerca de lo sucedido. "Una como mujer se siente incapaz de hablarlo, con el miedo de te lo van a creer, no te lo van a creer, con amenazas. Y preferí callar", cuenta.

De hecho, tres meses después del ataque descubrió que estaba embarazada y confirmó lo que temía: en el convento lo tomaron de la peor manera: "Busqué, pedí, supliqué, les dije que era inocente, pero mis hermanas fueron muy crueles conmigo. Me calumniaron, me dijeron que yo era culpable, que yo lo hice a propósito”. Incluso la acusaron de robo y la forzaron a firmar una renuncia “voluntaria” a la orden, para la cual Francisca se negó.

Francisca buscó apoyo en fundaciones que la ayudaron a que diera en adopción al bebé y la asesoraron legalmente. Ello permitió que en noviembre de 2015 Ríos Valdivia fuera condenado por violación.

Sin embargo, aún quedan cosas por cerrar en esta historia, pues la institución que debía ampararla, protegerla y apoyarla le dio la espalda. Según le comentó a TVN: "He tenido que callarlo, he tenido que disimular que todo está bien, he tenido que tragarme mis lágrimas, he tenido que estar ocultando cosas que me aterran, a la que he defendido siempre como una leona". Por eso, Francisca demandó al Arzobispado de Santiago de Chile y a las Hermanas Clarisas Capuchinas.

Por su parte, el Arzobispado encabezado por el cardenal Ricardo Ezzati negó estar al tanto de la situación, versión que Francisca desmiente debido a que al momento de solicitarle la renuncia al convento, dos abogados la visitaron y "le enviaron saludos de parte del Cardenal”. “Con esa visita me sentí intimidada”, confesó.

 

Fuente: BBC