Descarga ATV Play

Martes 19 de Abril 2016

Niña ecuatoriana envía conmovedora carta al presidente Correa

Pequeña de 12 años escribió sentida carta para brindarle su apoyo al presidente Correa tras el terremoto

ANDINA.- La niña Sol Díaz, oriunda de la ciudad de Cuenca, envió una conmovedora carta al presidente de su país, Rafael Correa, en la cual le da aliento en estos momentos difíciles que vive Ecuador tras el sismo de 7.8 grados que azotó el sábado último al país y le dice: “Usted no está solo”.

“A través de esta carta quiero decirle que en estos tiempos difíciles usted no está solo, muchas personas le apoyan”, refiere en su misiva al mandatario la pequeña, de 12 años de edad, consternada por la situación que vive la nación.

Según el último reporte del Sistema Integrado de Seguridad ECU-911 y la Secretaría de Gestión de Riesgos, que reproduce la Cancillería este martes, hasta las 18:30 (hora local, del lunes) se registraron 413 personas fallecidas, 231 fueron reportadas desaparecidas, 2,658 presentaron heridas y 2,959 fueron movilizadas a albergues. Además, se contabilizaron 805 edificaciones destruidas.

En el texto, difundido por el propio jefe de Estado en su cuenta de Twitter, la niña expone: “Tengo fe y esperanza en que poco a poco nuestra patria saldrá adelante”.

“En mis oraciones pido por toda la gente y por todos aquellos que han unido fuerzas y también pido a Dios que le dé fuerzas a usted, porque confío en que sacará adelante a todos”, indica la menor desde la provincia de Azuay.

Sol Díaz se despide de Correa en su escrito: “Con todo el respeto, mi cariño y admiración”; y antes de poner el punto final asegura: “Todos unidos por el Ecuador”.

El presidente ecuatoriano escribió en la red social: “Ha sido uno de los días más duros de mi vida, pero cosas como esta nos dan ánimo para seguir adelante”, en alusión a la misiva de la menor.

También señaló que una vez ya fue reconstruido Manabí y afirmó: “Lo volveremos a hacer. Grande es la tragedia, pero más grande es el valor del pueblo ecuatoriano".

El mandatario conoció de la noticia del sismo mientras cumplía una visita al Vaticano, desde donde emprendió inmediatamente su retorno a Ecuador, directamente por el aeropuerto de Manta, provincia de Manabí, una de las más afectadas por el terremoto.

Desde el domingo, el presidente ha permanecido recorriendo las zonas del desastre e incluso ha participado en la distribución de la ayuda humanitaria, que continúa llegando a los damnificados, al tiempo que las principales autoridades de su equipo de gobierno han sido destacadas en las regiones para dirigir in situ las operaciones de recuperación.

En medio del estado de excepción decretado por el gobierno, se ha desatado una ola de solidaridad en el pueblo ecuatoriano, que prosigue la recolección de víveres, ropas y medicamentos para enviar a todas las regiones donde se necesiten.

También se está recibiendo ayuda de varios puntos de la geografía mundial, a través de cuentas bancarias disponibles y con la llegada de expertos en rescates y en atención médica en situación de desastre.